Las tensiones aumentan a medida que España inicia el juicio de los separatistas catalanes.

Doce líderes secesionistas catalanes van a juicio en el tribunal superior de España el martes, acusados por su papel en una fallida decisión de independencia hace 16 meses que dividió profundamente al país y provocó la mayor crisis política en décadas.

Cientos de policías, incluso de unidades antiterroristas, se han desplegado alrededor del edificio de la Corte Suprema en el centro de Madrid.

Los acusados, que enfrentan cargos de rebelión y mal uso de los fondos públicos, no hablarán ante el tribunal el primer día del juicio, que está reservado para cuestiones de procedimiento. Nueve de los acusados han sido encarcelados sin fianza desde fines de 2017 y principios de 2018.

"El mundo está mirando a Madrid ... lo que quieren no es juzgar sino condenar por razones políticas", dijo a los reporteros el abogado de uno de los acusados.
Olivier Peter
Abogado

El intento de declarar la independencia de Cataluña en octubre de 2017 siguió a un referéndum que se había llevado a cabo desafiando una prohibición judicial y enfureció a gran parte del resto de España. El día de la votación hubo conmoción en el país y en el extranjero cuando la policía usó porras y balas de goma contra los manifestantes.

Los partidarios de los acusados dicen que son presos políticos y que el juicio en sí es político.

El gobierno rechaza esto, diciendo que los acusados han violado la ley y que los jueces están manejando el caso sin interferencia política, en línea con el estado de derecho.

Los secesionistas han pedido a los catalanes que dejen de trabajar brevemente el martes al mediodía para protestar contra el juicio y que se unan a un mitin en Barcelona por la noche. Se planea otra gran manifestación para el sábado y una huelga general el 21 de febrero.

La derecha política organizó una protesta masiva el domingo en Madrid contra las concesiones del Presidente de Gobierne socialista en funciones, Pedro Sánchez, a los partidos catalanes independentistas. El partido de centro derecha Ciudadanos convocó a otro mitin el próximo domingo en Barcelona “en defensa de la Constitución”.

El jefe independentista del gobierno regional catalán, Quim Torra, quien asistirá a la sesión de apertura del juicio, pidió la absolución de los acusados.

El fiscal está barajando penas de prisión de hasta 25 años.

La Comisión Internacional de Juristas, con sede en Ginebra, un grupo de jueces y abogados de derechos humanos, dijo que el caso corría el riesgo de restringir los derechos y podría sentar un precedente.

“Los delitos vagos y ampliamente definidos de sedición o rebelión corren el riesgo de violar el principio de legalidad, así como la interferencia arbitraria y desproporcionada de los derechos humanos”, dijo.

El juicio comienza cuando el gobierno minoritario de Sánchez se enfrenta a una votación sobre el presupuesto de 2019 el miércoles, para lo cual necesita el apoyo de los partidos catalanes. Hasta ahora se han comprometido a bloquear el proyecto de ley, citando la negativa de Sánchez a discutir la independencia, a pesar de sus esfuerzos por aliviar las tensiones con los catalanes a través de conversaciones.

Si no se aprueba el presupuesto, es probable que se produzcan elecciones parlamentarias este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *